Momentos cursis para un día cursi…


Cómo estan gamers que siguen a este blog que les trae la información diaria sobre su vicio favorito (sí, los videojuegos). El programa del martes pasado lo dedicamos a hablar sobre el día del amor y la amistad, y los momentos más cursis que ha habido en los videojuegos. Hoy que es el mero día en el que los chocolates y las rosas se venden como la joyeria más cara de Tifanny’s, decidimos mostrar algunos de esos momentos que mencionamos, para que recuerden porque el amor esta hasta en su videojuego favorito…

Final Fantasy VIII: Rinoa y Squall.

Una de las sagas más antiguas del mundo de las consolas es esta, y como muchos sabemos, esta llena de momentos que harán que tu corazón se acelere y tus ojos se humedezcan hasta el hastío (al menos a Ailus le pasaba eso), y de la saga, la octava parte esta llena de romance. El más recordado, es el que Squall acabó desarrollando por Rinoa; recordamos como el hombre de la chamarra con peluche empezaba siendo un badass, antisocial y amargado, para convertirse en mula de carga de una de los, eso sí,  personajes más bonitos del universo creado por Hironobu Sakaguchi. Lo más representativo de esto es la canción del final, Eyes On Me, que preseentamos durante el programa del martes pasado, y ahora les traemos el video con imágenes de esos tortolitos, para que lo compartan con su pareja, y practiquen para ser el mejor amante de la historia, suertudotes…

 

Street Fighter 2: El final de Ken Masters.

El juego de peleas que redefinió el género a principios de los 90’s no podía escapar al efecto del amor, y el infectado por este virus meloso en este es nada más y nada menos que el rubio pateabolas: Ken Masters. Este personaje, que aparece desde los inicios de esta saga en los 80’s, es amigo del baaad muherfucker, Ryu, y alumno del mismo maestro que este, el mitico Gouken. Pues bien, ni toda esta testosterona lo libro de caer en los brazos de Eliza, una rubia estadounidense que al final de SF II llega hasta la mismisima Tailandia para tomarlo del cuello y obligarlo a casarse en lugar de andar perdiendo el tiempo con sus amigotes…bueno, tal vez así no es como pasó, pero algo así podemos intuir…

 

Warcraft III: Thrall y Grom Hellscream.

La pareja no gay más cabrona de los videojuegos es esta. No todo en este día es el amor sexual y pasional mis estimados educandos, también las muestras de amistad incondicional pululan en nuestro mundo gamer, y Thrall y Grom Hellscream (no puede haber un nombre más cabrón que ese) son una muestra fehaciente de ello. Grom muere a manos del demonio Pitlord, después de haber sifo infectado con la sangre de Manoroth y causarnos bastantes problemas durante el juego. Thrall esta ahí, para despedirse, y para soltar uno de los gritos más desgarradores de los juegos de video, incluso más que el Darth Vader en el Episodio III (sí, es sarcasmo). Veanlo, y lloren…

 

Esto es todo port ahora, sigan leyéndonos y escuchando nuestro programa, y que este día lo compartan con su ser más amado (se valen las consolas, ¿ por qué no?).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s